7º Día del Antiguo Alumno

Este año el Día del Antiguo Alumno se celebrará en su fecha habitual: el último sábado de mayo, en este caso el día 27.
El programa es el siguiente:
- 11,00 h.: Eucaristía (Capilla colegial)
       • Preside D. Luis Argüello, AA y Obispo Auxiliar de la diócesis.
- 12,00 h.: ACTO CULTURAL (Teatro del Colegio)
    • Entrega de la distinción de “Asociado de Honor”: la última Asamblea General aprobó el nombramiento como “Asociados de Honor” (con entrega de diploma e insignia) a los Antiguos Alumnos D. Tomas Rodríguez Bolaños y D. Francisco Javier León de la Riva, alcaldes que fueron de Valladolid.
    • Entrega premios Concurso literario H. Eduardo Montero. (2a Edición).
    • Presentación del libro “Misceláneas Colegiales” escrito por el H. Carlos Cantalapiedra.
- Vino español (Comedor escolar).

Si queréis hacernos alguna consulta podéis dirigírnosla al email Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o bien entrando en la página www.aacolegiolourdes.es

 

Dos AA en la dirección de OMAEC

Durante los días 11 y 12 de febrero, se ha celebrado en Madrid, la reunión del Consejo Ejecutivo de OMAEC.

Entre otros asuntos, se ha presentado al nuevo Asistente Eclesiástico, recientemente nombrado por el Vaticano, en la persona de Mons. Luis Argüello, Antiguo Alumno del Colegio Ntra. Sra. de Lourdes de Valladolid.

En el transcurso de la reunión, después de su presentación, le fue impuesta la insignia de OMAEC por el presidente de dicha organización.

En este acto estaban presentes el Secretario General, D. José Ramón Batiste, AA de La Salle Benicarló y otros miembros de diferentes congregaciones.

Queremos recordar que este año se celebra el 50 aniversario de OMAEC, motivo por el cual, se celebrará un congreso mundial en Roma, hacia finales de año y que contará, como acto más importante, la audiencia privada concedida por el Papa Francisco.

21 de enero: llegada de los Hermanos a Valladolid

UN 21 DE ENERO DE 1884 LLEGARON LOS HERMANOS DE LA SALLE A VALLADOLID PARA ESTABLECER EL COLEGIO DE LOURDES

El 21 de enero de 1884, dos días antes de la festividad del titular de la parroquia donde se iban a establecer, llegaron tres hermanos de la Salle, por ferrocarril y a la Estación del Norte de Valladolid, a las doce de la noche. Desde aquella fría noche de invierno, los vallisoletanos empezaron a conocer a estos nuevos maestros, como los “baberos”. Sin embargo, aquel primer instante fue contemplado por un escasísimo número de vallisoletanos pues el tren los había dejado a las doce de la noche. Vestían una sotana que no era la habitual de los sacerdotes, pues ésta carecía de pliegues; el manteo del hábito era de mangas perdidas; su cabeza estaba cubierta con un sombrero muy amplio; mientras que lo que llamaba más la atención era esa tira de tela endurecida, dividida en rectángulos y que les caía sobre el pecho: era el mencionado y conocido, vulgarmente, como “babero”. Dos de ellos eran franceses, concretamente los que se iban a responsabilizar del magisterio, mientras que el tercero, dedicado a labores domésticas y provisión era español. Los nombres a los que respondían, no eran los que les otorgaron sus padres en el momento de su bautismo, pues al tomar los hábitos, los superiores les imponían unos nuevos. El que habría de ejercer las funciones propias de director, era el H. Joldiniano o Joldinian, en realidad llamado Pierre Paul Fontan y anterior director de los colegios de Barcelona y Cóbreces . Su compañero docente era el H. Ludardo Andrés, Jean Julien Deltort. El primero no tenía todavía los cincuenta y tres años, el segundo estaba a punto de cumplir veintisiete años. Faltaba un tercero, el valenciano Miguel Serrador, llamado en el Instituto como H. Fabriciano, de cuarenta y cuatro años. Los dos primeros franceses ya se encontraban establecidos en España desde hacía una temporada. El tercero había trabajado en Madrid, permaneciendo en Valladolid solamente unos meses, hasta que al comienzo del nuevo curso 1884-1885, iba a ser enviado a Anaz, en Santander. Todos ellos iban a ser los primeros de cientos de Hermanos de La Salle —probablemente más de quinientos— que han pasado durante estos ciento veinticinco años por las aulas de la escuela y colegio de Nuestra Señora de Lourdes.

Continuar leyendo

LA GRADUACIÓN DE LA PROMOCIÓN 2016-2017 DEL COLEGIO DE LOURDES

Una promoción más de alumnos del Lourdes se graduó —como actualmente se lleva decir— en el tiempo en que están concluyendo sus estudios de segundo de bachillerato y se preparan para su ingreso en la Universidad. Como se auguraba en el comienzo de la Eucaristía, junto a la imagen de la Virgen de Lourdes, la tarde iba a ser intensa y cargada de emociones. Precisamente, en la iglesia comenzó todo, recalcando que lo que allí se empezaba celebrando era una “acción de gracias” —que es lo que el griego aportó a la palabra Eucaristía—. Profesores, padres y alumnos pusieron voz a las peticiones de perdón, a las lecturas de los Hechos de los Apóstoles y de los Evangelios, a las peticiones, a las ofrendas, a la acción de gracias y a la tradicional consagración ante la imagen de aquella advocación mariana que tanto gustó a la fundadora del Colegio, Paulina Harriet en 1884. Los versos de los cantos estuvieron muy bien armonizados y conducidos por el profesor Jorge Meneses, quedando muy claro que la semilla de san Juan Bautista de La Salle había crecido en todos los presentes, a través de aquel iluminador proyecto de las Escuelas Cristianas que puso en marcha aquel sacerdote francés del siglo XVII con sus primeros Hermanos.

Continuar leyendo

Primeras palabras del nuevo presidente

Tengo el gusto de asumir la presidencia de esta Asociación de Antiguos Alumnos del Colegio Nuestra Señora de Lourdes cuando se cumplen veinticinco años de la salida de mi promoción de las aulas de este centro más que centenario. Numerosos recuerdos se agolpan en una conmemoración como ésta, además de una inmensa alegría por el hecho de reencontrarnos los numerosos compañeros que coincidimos en nuestro proceso de formación. Desde ese regreso emocionado a la juventud y con la ilusión con la que entonces asumimos una nueva etapa de nuestra vida, también deseo encontrarme con todos vosotros.

Mis primeras palabras deben ser de agradecimiento a la Junta Directiva y a los Hermanos de La Salle y, especialmente, a mi antecesor en este servicio, mi buen amigo Ángel María de Pablos, por su entrega entusiasta, generosa y cariñosa hacia una Asociación que ayudó a reconstruir en compañía de otros asociados. 

Queremos tener una vocación de crecimiento y dar a conocer a nuestra Asociación, compuesta todavía por un número escaso de miembros. Todos serán bienvenidos a la misma porque nuestro primer objetivo es llamarnos “compañeros”. Igualmente, deseamos convertirnos en una plataforma de servicio a la sociedad y a la cultura, no solamente de los que nos son cercanos sino también de la ciudad que nos acoge. Habrá más componentes cuando la Asociación pueda contar con una mayor visibilidad, en el momento que muchos compañeros comprendan que este proyecto tiene su utilidad y nosotros sepamos comunicarlo y hacerlo atractivo. Disponemos una misión, ejercemos una memoria, no de un tiempo pasado sino de una trayectoria personal y colectiva. Así pues, hago una llamada a utilizar los nuevos medios de comunicación que nos posibilitan encontrar a las personas que hemos caminado juntas y, que en un momento de nuestras vidas, nos hemos dispersado.

Continuar leyendo